¿Cómo utilizaremos el open source para luchar contra el cambio climático?

Publicado el 12 de enero de 2022

Compartir

Qué entendemos por open source, es el hecho de poner a disposición de terceros, todos elementos que permitan copiar, utilizar y comercializar las innovaciones producidas por nuestras empresas.

Licencia Time for the Planet

Otorgamos licencias de uso de nuestras innovaciones a todas y todos los que realicen una solicitud. Debemos aclarar que está prohibido utilizar nuestras innovaciones sin haber obtenido previamente la licencia. Proveeremos de licencia a todas las personas y empresas que realicen la demanda, a menos de que no respeten ciertos puntos de nuestro código ético. 

La licencia Time for the Planet otorga derechos y obligaciones.

Derechos de las empresas beneficiarias de la licencia Time for the Planet

- Copiar parcial o completamente una innovación
- Mejorar una innovación
- Comercializar una innovación.

Los deberes

Modelos de negocio del open source


El objetivo de Time for the Planet es crear empresas que sean lo suficientemente viables económicamente para poder desarrollarse, tener un impacto sobre el cambio climático e inspirar la creación de numerosas empresas basadas en la innovación aportada. 

Cada empresa debe poner a disposición del público el conocimiento acumulado y encontrar una estrategia para ser rentable sin necesidad de privatizar el conocimiento. 

A continuación, algunos ejemplos de posibles modelos de negocio basados en el Open Source

Primer modelo: Servicios adicionales


Este modelo está especialmente adaptado a las innovaciones BtoB, es decir, aquellas innovaciones que son vendidas a las empresas. Por ejemplo, una tecnología de construcción sin cemento o de captación de CO2 puede ser propuesta a grandes empresas en forma de acompañamiento a la implementación y no como la venta de un sistema industrializado. 

Existen considerables ventajas al buscar reunirse con un gran empresario para proponerle un servicio de implementación de una tecnología Open Source, en lugar de venderle un producto final del que no conoce ningún detalle técnico: 

- No hay necesidad de invertir cientos de millones de euros para la creación de una cadena de producción: se acompaña al cliente en la implementación de esta cadena, internamente o en las instalaciones de un subcontratista. 

- Posibilidad de vender la capacitación permanente de los equipos del cliente y de proveer mano de obra cualificada para la gestión de obra. 

- Posibilidad de vender el mantenimiento del sistema. 

En resumen, el objetivo es utilizar la fuerza del “adversario” para convertirlo en un aliado. Si una gran empresa comercializa una innovación que hemos desarrollado, el impacto será mucho más rápido que si pasamos años intentando competir con esa empresa. Este método permite así a una simple PYME de menos de 100 empleados tener un impacto sobre empresas gigantes...y, por lo tanto, sobre una inmensa cantidad de CO2. 

Obviamente, este modelo no será siempre aplicable. A veces las empresas mencionadas no desearan hacer negocios con nosotros, en ese caso debemos elegir un modelo diferente y, por suerte, hay muchos.

Segundo modelo: Imagen de marca

El hecho de que ayudemos a la competencia a desarrollarse no significa que renunciemos a ocupar la posición de líder. Los emprendedores saben que la presencia de alta competencia no es nunca la razón del fracaso de una empresa: solo los errores que cometemos en reacción a las acciones de la competencia pueden llevarnos al fracaso. 

En general, la competencia es sana, ya que la comunicación hecha por cada empresa ayuda a la expansión del mercado objetivo. Por ejemplo, el éxito de Tesla y su comunicación mundial ha mejorado claramente la notoriedad y el índice de confianza de los ciudadanos en los automóviles eléctricos. Esto ha contribuido al aumento en el volumen de negocio de Renault y similares en este sector. 

Podemos entonces crear una empresa, permitir a la competencia desarrollarse y convertirse en líderes del mercado teniendo una mejor comunicación, diseño o producto que los otros actores. Simplemente convirtiéndose en una marca conocida y que inspire confianza. 

Podemos también centrar nuestro desarrollo en un segmento de la clientela y dejar los otros segmentos a la competencia. Ejemplos de segmentos: 

- Segmento geográfico (Europa vs Asia) 

- Segmento económico (clase alta vs clase media) 

- Segmento logístico (distribuidor vs productor) 

etc...

El Market place

El principio del Market place es poner a disposición una tecnología estándar que permite a un ecosistema crear servicios o productos basados en ella y de recibir remuneración por el uso de esta. Por ejemplo, Android es un sistema de explotación donde cualquier desarrollador puede proponer una aplicación gratuita o pagada. Android (Google) recibe una comisión por cada venta efectuada en las aplicaciones de terceros. 

Este principio puede extenderse a otras áreas. Por ejemplo, una forma de crear una ventaja competitiva para la construcción de edificios ecológicos, podría ser imaginar un nuevo concepto de construcción, basado en la impresión 3D o en bloques prefabricados. En ambos casos, podríamos ofrecer a los colaboradores la posibilidad de suministrar, para la construccion, ampliaciones que permitan: 

- Mejorar el aislamiento de edificios 

- Mejorar el diseño 

- Construir una habitación adicional 

Otro ejemplo: convertir una innovación en open source permitiría a un gran número de empresas adoptar el mismo estándar. Por ejemplo, una tecnología de captura de CO2 podría tener varias extensiones: 

- Enterramiento de CO2 

- Reventa de CO2 a industrias que lo necesiten en el diseño de sus productos: servicios (agricultura, bebidas gaseosas, etc.) 

- Conversión del CO2


Tercer modelo: la red de instaladores

La creación de una batería que permita almacenar la energía solar producida por una casa a bajo costo y sin metales raros, podría convertirse en Open Source. Posteriormente, las empresas que deseen realizar contratos de instalación y mantenimiento podrían pagar para ser referenciadas y contactadas con cada compra de una unidad.

Cuarto modelo: la venta de materias primas

Una nueva tecnología que necesite una materia prima (sobretodo si es difícil de obtener) puede ser distribuida gratuitamente a gran escala. Por ejemplo, una tecnología de producción de electricidad sin metales (por lo tanto biológica), que necesite el cultivo de una bacteria específica, podría apoyarse en un modelo de venta de esta materia prima a todas las industrias que deseen comercializar la tecnología.

Obviamente, es más rápido y más barato centrarse en la producción de la materia prima que industrializar con éxito a escala mundial un proceso de diseño de baterías. Sobre todo porque los grandes actores ya están equipados para hacerlo.

Quinto modelo: la doble licencia

La doble licencia consiste en proponer en open source una versión genérica de una innovación y en forma privada / de pago una versión más completa o más técnica reservada para cierto tipo de clientes (generalmente: grandes empresas).

Sexto modelo: la publicación en Open Source en demora

Desarrollar una innovación Open Source y dar acceso para la comercialización a múltiples actores, permite posicionarse como referente tecnológico primario. A continuación es posible comercializar las "actualizaciones", poniendo a disposición todas las mejoras técnicas en pocos meses. Las empresas que deseen tener acceso a esta información de forma prioritaria podrán obtenerla a través del pago. Este modelo tiene la ventaja de permitir a la empresa focalizarse únicamente en el I+D, mientras que los distribuidores y fabricantes se encargan de la implementación y la comercialización.

Séptimo modelo: la venta de certificados de uso de la marca (franquicias)

Cuando una tecnología es nueva, la confianza que inspire será determinante para su capacidad de desarrollo. El hecho de crear la tecnología, y dejar que otras empresas se encarguen de difundirla, permite posicionarse como una etiqueta o certificado, y cada año se verificará el uso conforme de la tecnología desarrollada. La verificación que se realice cada año in situ será facturada y certificada, de modo que la empresa usuaria pueda tranquilizar a sus clientes sobre su capacidad para hacer un buen uso de la tecnología desplegada.

En resumen, el Open Source permitiría tener un mayor impacto Y ser rentable más fácilmente.

El Open Source nació en la industria del software. Desde Firefox (navegador de internet) hasta softwares que equipan aviones militares del ejército de Estados Unidos, han demostrado su robustez, su capacidad de difusión, y han permitido la creación de miles de empleos vinculados a empresas que giran en torno al ecosistema creado por cada uno de ellos. Es hora de inspirarse de esos casos exitosos para activar la lucha contra el cambio climático. La propiedad intelectual, las patentes y los derechos de autor son herramientas interesantes "en tiempos de paz". Pero para los desafíos que la humanidad tendrá que afrontar, debemos acelerar la marcha.